viernes, 2 de mayo de 2008

E s c r i b i r m e n t i r a s



Escribir mentiras verdaderas es escribir literatura de calidad. Eso es lo que nos intenta explicar Sergio Ramírez en los seis capítulos de esta su obra. Todos los escritos son provenientes en su mayoría de comparecencias en cátedras y cursos. La temática que aborda Ramírez es la del oficio literario. Y lo hace muy bien al ilustrar cada uno de sus ejemplos con obras de gran magnitud tales como La Odisea, el testamento de Juan, El Quijote de la Mancha, entre otros.“Aunque las historias sean insólitas, al final resultan creíbles porque son mentiras con vida propia”. Quizá esta es una de las frases con más significado. Aquí se siente el eje de la tesis que Ramírez plantea. Para ser escritor hay que saber mentir con gracia, aplomo y coherencia. Llevar la mentira a su máximo nivel de credibilidad. El autor debe ser parte del relato. Debe sentir que su versión de los hechos es la real.


La lectura de este texto debe ser de suma importancia para todos aquellos que sueñan con crear un best- seller. Y es que su autor nos lleva a entender de una manera agradable y sencilla los secretos que existen detrás de las grandes obras. Habrá momentos en la lectura de este libro, en que no querrá perder el hilo; pues se siente esa conexión entre cada uno de los puntos tratados. Sin duda también querrá intentar escribir una obra literaria en cinco días y creyendo que es perfecta porque siguió todos los consejos que Ramírez plantea, también la enviará a una casa editora para que la publiquen. Y con esto me refiero, a que la obra deja un sabor de aprendizaje con haberla tan solo haberla leído una vez.


Las reflexiones trazadas por Sergio son tan precisas y contundentes que al lector no le cabrá la menor duda de que si las llegase a poner en práctica le funcionarían de maravilla. La agilidad del texto junto con el estilo sencillo y lenguaje accesible ayudan a un mejor aprovechamiento del libro. Ramírez nos describe el rito de la imaginación compartida. Nos deja en claro que el libro es la puerta de esa imaginación y que los autores deben mantener la calidad de material de que están hechas esas puertas. En lo personal, percibí la obra como un material provechoso. Nos trata de dar el empujoncito de confianza para que nos aventuremos, algún día, a ser los creadores de esas puertas.

2 comentarios:

Patty dijo...

Sergio Ramírez es mi escritor favorito. Me gusta las historias que cuenta, pareciera que fueran temas nuevos, cuando en realidad son los mismo pero bien contados

Patty dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.